Sexo durante el embarazo

Puede que alguna vez nos hayamos olvidado que las mujeres embarazadas también viven su propia sexualidad. Tal vez tú, que ahora estás embarazada o tienes previsto estarlo, también lo hubieras olvidado y ahora tengas preguntas. Si es así, intentaremos responder algunas cuestiones sobre sexo y embarazo. Y si no lo hacemos aquí, siempre puedes preguntarnos tus dudas.

¿Está bien mantener relaciones sexuales durante el embarazo?

Empezamos por aquí así ya nos quitamos esta pregunta de encima y podremos hablar de todo lo demás. ¿Qué significa bien? Las relaciones sexuales, siempre y cuando sean seguras, satisfactorias (y si no lo son, se puede ir aprendiendo) y respetuosas, nunca tienen nada de malo. Esto es así, no hay peros ni matices. Así que tal vez deberíamos formular otra pregunta, lejos de debates morales y prejucios: ¿Es seguro?

¿Es seguro el sexo durante el período de gestación?

El futuro bebé está rodeado por los músculos del útero, así como del líquido amniótico. Si no existen complicaciones ajenas como un parto prematuro o problemas con la placenta, no tiene porqué haber ningún problema. Estamos hablando del caso de un embarazo de bajo riesgo, así que debes estar segura de que es tu caso. Si no lo tienes claro, consúltalo con tu médico o ginecólogo de confianza para estar segura. 

Existe la creencia de que se pueden producir abortos espontáneos durante el sexo. La causa de los abortos espontáneos habitualmente no son las relaciones sexuales, sino que el feto no se está desarrollando correctamente. 

¿Es igual el sexo durante el embarazo?

El embarazo provocará cambios en tu cuerpo y tus niveles hormonales. Puedes experimentar mucho cansancio, náuseas, necesidad de hacer pipí más frecuentemente, dolor en los pechos… Es posible que esto influya directamente en tus ganas de tener sexo, sobre todo durante el primer trimestre, ya que después estos síntomas se suavizan. Durante el segundo trimestre el deseo puede volver y tus ganas de tener relaciones sexuales pueden aumentar hasta el tercer trimestre, que se acerca el momento del parto y las ganas pueden disminuir otra vez.

Los cambios en la forma de tu cuerpo también influyen en tu comodidad durante el sexo. Tal vez preferirás otras posturas. Todas están bien y son adecuadas si tú te sientes cómoda, lo importante es tu placer (y el de tu compañero/a sexual, si estamos hablando de sexo en pareja. 

¿Hay que usar preservativo?

Hay que protegerse de las enfermedades de transmisión sexual, ya que podrían ser peligrosas para ti y para el futuro bebé. Si tu pareja o compañero sexual tiene una enfermedad de transmisión sexual activa o recién diagnosticada, evita el sexo en todas sus formas: vaginal, oral y anal. Utiliza preservativo siempre que practiques sexo con una nueva pareja durante tu embarazo o, por ejemplo, tengas una relación no-monógama (y practiques sexo regular o esporádico con más de una persona).

¿Cuándo hay que evitar las relaciones sexuales?

  • Pierdes líquido amniótico
  • Tienes sangrado vaginal (y no sabes la causa)
  • Tienes antecedentes de parto prematuro
  • Si tienes contracciones antes de lo esperado (podrían anunciar un parto prematuro)
  • Apertura de cuello uterina prematura
  • Si sufres algún problema en la placenta
  • Si sufres asma, diabetes o problemas cardiovasculares
  • Infecciones genitales, riesgo de transmisión de enfermedades de transmisión sexual