Relaciones sexuales en la desescalada

relaciones sexuales desescalada

Tal y como informó la Agencia EFE y después publicaron La Vanguardia y Antena 3, el experto y director del Instituto Andaluz de Sexología Fernando Cabello hizo un conjunto de recomendaciones para tener relaciones sexuales después del confinamiento con tal de prevenir el contagio del coronavirus o Covid-19. 

 

Evitar el contacto boca a boca y las posturas cara a cara

Las parejas que no han estado confinadas juntas podrán mantener relaciones sexuales pero será necesario evitar los besos y posturas cara a cara, ya que la mayor concentración del virus está en la saliva. 

Evitar el sexo oral,  sobre todo el oro-anal

Según el experto, se ha descubierto el virus en las heces “en gran cantidad”, mientras que en la orina se ha encontrado un 6,8% de los casos. 

Lo más peligroso: relaciones nuevas

Lo ideal sería tener una analítica de la persona que diera positivo en los anticuerpos, así se podría asegurar que se ha pasado el virus o se ha estado sin síntomas. Lo recomendable en parejas que no se conocen previamente sería estar 15 días sin tener sexo, esperar a que no haya síntomas y después evitar las prácticas sexuales de riesgo. 

Parejas confinadas

Si no se ha salido de casa y no ha habido síntomas,  el  sexo es seguro y se puede hacer vida normal. Si hay duda de contagio, el experto recomienda seguir las mismas normas que para las parejas que no hayan pasado juntas la cuarentena. 

 

5 preguntas para hablar sobre sexo

En la sexualidad la comunicación es fundamental. Preguntar nos ayuda a saber lo que gusta más a la otra pareja durante las relaciones sexuales, de que manera le gusta…  

Es bueno recordar que para hablar de sexo no es necesario que exista un problema. Simplemente sirve para poder decir abiertamente nuestros deseos y conocer mejor cuáles son los de nuestra pareja, para aumentar la complicidad y disfrutar más de la relación. Decir lo que nos gusta y lo que no también mejora mucho la calidad de nuestras relaciones, ya que la otra persona sabrá lo que puede hacer y lo que no. Para todo ello, solo hacen falta dos elementos: disposición para comunicarse y escucha activa. Para crear un clima de confianza y seguridad es importante que ninguna de las dos partes juzgue y esté predispuesta a escuchar al otro con la mente abierta.

 Para tener buen sexo, hay que hablar

Normalmente hablar de sexo no es fácil y menos cuando nos toca expresar nuestra forma de vivir y sentirlo. Lo genial seria que la conversación fluyera. Sin embargo, a veces puede ser difícil por vergüenza, por miedo, por inseguridad o por falta de costumbre. Por ese motivo, queremos ponértelo un poco más fácil planteando una lista de preguntas que puedes utilizar como guía:

¿Qué te hace tener ganas de tener sexo?

¿Qué es lo que MÁS te gusta en las relaciones sexuales? 

¿Qué es lo que MENOS?

¿Qué puedo mejorar?

¿Te gustaría probar algo nuevo? ¿El qué?

¿Cómo sueles sentirte?

¿Cómo te gustaría sentirte? 

Ah y otro consejo, evitar las comparaciones con otras relaciones sexuales con otras personas.

La importancia de disfrutar las relaciones sexuales

Vencer la falta de deseo

Una de las demandas que más llega a consulta relacionada con disfrutar las relaciones sexuales es la falta de deseo, tanto en hombres como mujeres. El cansancio del día a día, las obligaciones y la rutina muchas veces nos dan la justificación perfecta para no encontrar el tiempo ni las ganas para invertir en nuestra sexualidad.

Motivándonos

Uno de los requisitos para tener una relación sexual deseada es la motivación, especialmente en las mujeres. Necesitamos motivos que nos animen a iniciar el acercamiento y el juego sexual. Y uno de estos podía ser mejorar la intimidad en pareja, divertirnos juntos y fortalecer la relación. A pesar de la importancia de estos aspectos, muchas veces no es suficientemente motivador. Así que, deja que hoy te dé más motivos, esta vez de salud. Porque parece que, cuando hablamos de salud, todos nos los tomamos más seriamente.

En definitiva, una vida sexual satisfactoria influye directamente en tu salud y bienestar aumentando la calidad de vida. No se trata de algo que se tiene o no se tiene, sino que se trabaja tomando la decisión consciente de esforzarse para conseguirla.

¡Hasta pronto!

Rosa Padrosa