Sangrado libre o “free bleeding”. ¿Lo conoces?

free bleding

¿A cuántas, el día que les vino la regla por primera vez, les dieron directamente una compresa o un tampón? Sin ninguna explicación de las otras opciones de higiene menstrual y ningún comentario acerca de que se podía sangrar de forma libre sin productos que retuvieran la sangre. Los tabúes, mitos y prejuicios de menstruación han hecho que esconderla y disimularla parezca, para muchas, la única opción. Tal vez alguna recuerde la foto de Rupi Kaur, acostada sobre la cama, con el pantalón manchado de sangre. Tuvo mucha repercusión en su momento porqué Instagram la censuró en 2015.

El free bleeding consiste en no utilizar ningún producto de higiene menstrual para retener la sangre ni el flujo. Para no manchar, las mujeres que lo practican retienen la sangre la regla con las paredes vaginales y la expulsan cuando pueden ir al baño a través de contracciones musculares. Algunas mujeres pueden retener la sangre durante dos o tres horas.

Para empezar a practicarlo, puedes empezar en casa, si te sientes cómoda. Para el resto de tu rutina, todo dependerá de tu situación: si puedes ir al baño de forma frecuente en tu trabajo, si te incomoda o no manchar la ropa… Lo ideal es que cada mujer encuentre la manera de vivir su menstruación de la forma que se adapte más a sus necesidades. Existen las braguitas menstruales, que absorben el flujo en caso de pérdida y te permiten estar más rato sin manchar.

El sangrado libre no consiste en sangrar sin más, sino en conocer el propio cuerpo y notar cada estímulo. Con la práctica puede hacerse perceptible la necesidad de evacuar la menstruación igual que notamos cuando necesitamos ir al baño. En resumen, empezar con el free bleeding consiste en empezar una relación de consciencia con el cuerpo y de autoexploración durante la menstruación.

¿Te animas?

Artículos relacionados