La realidad ya es suficientemente bonita.

Nos gusta la sinceridad y somos entusiastas de la belleza natural. No hace falta eliminar las arrugas ni enmascarar las estrías o querer hacer desaparecer todas las marcas que el tiempo ha dejado en nuestro cuerpo en su camino .

Es más, cada pliego de la piel nos hace únicas e irrepetibles. Y es por ello que nos gusta la sinceridad, ser tal y como somos. La realidad de nuestros cuerpos es suficientemente bonita. Demasiado para querer amoldarnos constantemente en unos parámetros preestablecidos.  ¿Que no tenemos bastante con lo que somos?

Debemos aprender a querernos, a ser honestas con nosotras mismas. Debemos entender que la belleza natural está en nosotras y escoger este camino es escoger querernos. Entonces ¿para qué debe servir la cosmética? Para cuidarnos, por supuesto. Y hacerlo de forma natural es la opción más sabía y saludable. Escoger productos con ingredientes naturales es una decisión que agradecerás.

Artículos relacionados