“Lo sano” vende. La publicidad engañosa.

Lo sano vende.” Esta afirmación es perfectamente conocida por las empresas de marketing y los productores de alimentación, cosmética y productos para la higiene. Cuidado con la publicidad engañosa.

Eco, bio, natural… Leer y escuchar este tipo de palabras sobre muchos productos de cosmética ya no nos sorprende mucho. Muchas marcas han sacado una nueva versión de algunos de sus productos atribuyéndose alguna de estas características. Y hemos de decir que la mayoría de veces nos parece genial. Es maravilloso que poco a poco vayan cambiando el sistema de producción para volverse más sostenible y a la vez los hábitos de consumo –porque estos procesos tienen que ir de la mano- se enfoquen a un mundo más igualitario, con personas más saludables y sensible con el medio ambiente. Sin duda, ésta es la dirección que nos gusta imaginar.

¿Todo lo natural es bueno?

La palabra “natural” por desgracia ya no significa “seguro”. Estamos en plena expansión mundial. La sociedad cada vez parece estar más concienciada en llevar una vida saludable además de que están aumentando las ganas de salvar el planeta. Eso hace que vayamos disparados a los supermercados en busca de etiquetas con la palabras “natural”, “sin parabenos”, champús ecológicos a precios insostenibles, alimentos que lo curan todo o complementos alimenticios que son el remedio de todos los males.

"Lo sano" vende. La publicidad engañosa. 1

Sacando provecho a la situación

A raíz de esta conscienciación que va aumentando hay marcas que han decidido aprovecharla para capitalizarla del todo, industrializarla y apropiársela. De esta manera, nos encontramos con una hipersaturación de publicidades engañosas y estrategias de marketing en las cuales muchas firmas se vanaglorian de utilizar ingredientes naturales y ecológicos -entre muchos otros mezclados- para sus fórmulas, como si esto fuera el único requisito para convertir sus productos en menos perjudiciales. Al igual que muchos alimentos supuestamente healthy con algunos componentes saludables siguen yendo combinados con grandes cantidades de azúcar refinado, muchos cosméticos supuestamente naturales siguen llevando parafinas en sus fórmulas.

"Lo sano" vende. La publicidad engañosa. 2

La fiebre por lo natural hace que muchos productores tanto de alimentación como de cosmética se apunten al mundo “de lo sano”. Muchos de ellos NO fabrican productos naturales. Simplemente se dedican a hacer que sus etiquetas, embalajes y anuncios publicitarios parezcan y se asocien con estos conceptos. Se encargan de diseñar etiquetas con imágenes y mensajes que nos transmitan naturaleza, haciendo que sean comprados como naturales sin serlo. Hay muchos ejemplos de ello.

 

¿Cómo escoger los productos?

NO es lo mismo una crema hidratante de aceite de oliva que con aceite de oliva. La primera debe estar formulada en base al aceite mientras que la segunda simplemente contiene una pequeña parte. Hagámoslo con un mínimo de consciencia en el aspecto de que no todo lo natural es bueno. No todos los claims ecológicos son ciertos, el querer consumir productos naturales se convierte en una complicada tarea. Saber elegir que productos son buenos y cuáles no, requiere tener muchos conocimientos en el campo de la química para poder interpretar las etiquetas de los envases.

Todo sería más fácil si las grandes empresas nos contaran la composición de sus productos de forma clara y sencilla.

"Lo sano" vende. La publicidad engañosa. 3

Es realmente alarmante que nos tengan tan engañados en temas tan básicos y importantes como nuestra salud. No me quiero enrollar mucho más, pero os hacemos un recordatorio:

Si buscas productos naturales, no te dejes convencer por el diseño o la publicidad. Mira siempre los ingredientes y no te olvides de la letra pequeña. Aquí os dejamos un listado que hemos escrito con los 10 tóxicos más peligrosos en los cosméticos.

 

Artículos relacionados