Cuando el dolor mata el placer

Muchas mujeres no encuentran placer durante la penetración, más bien todo lo contrario, produce dolor, irritación vaginal, malestar psíquico… Hoy vamos a hablar del dolor relacionado con las relaciones sexuales. Este dolor, que muchas veces se normaliza, se debe a varias causas.

Causas del dolor en las relaciones sexuales

Falta de lubricación

Cuando hay una carencia de lubricación el pene fricciona con las paredes vaginales provocando dolor y escozor. Esta falta de lubricación puede ser debida a una falta de excitación o deseo, cambios hormonales o debido de también a los cambios físicos en la menopausia. Te recomiendo el uso de Bevitae Aceite Íntimo. Un hidratante y lubricante vulvovaginal formulado con ingredientes naturales para disminuir la sequedad y aumentar el placer en las relaciones sexuales.

Bloqueos emocionales

Medo al embarazo, a la penetración, carencia o información sexual errónea, que nos pueden traer a los puntos siguientes.

Dispareunia

Dolor o molestias durante, antes o después de la penetración que se puede dar tanto en mujeres como en hombres. También puede ser debida a causas orgánicas como infecciones o inflamaciones.

Vaginismo

Disfunción sexual femenina que se caracteriza por un espasmo involuntario de los músculos que rodean la vagina impidiendo la penetración.

Contracturas en el suelo pélvico

Cuando la musculatura del suelo pélvico está muy tensa, hipertonía, uno de los síntomas es el dolor en la penetración.

Practica los ejercicios de Kegel para fortalecer la musculatura del suelo pélvico.

Sentir molestias y quedarse callada hace que incremente el problema, es decir, normalizarlo no es la solución. Aquí podemos iniciar un círculo vicioso negativo que nos puede traer a una disminución de deseo e incluso al rechazo de las relaciones sexuales. Si una actividad que se supone que tendría que ser placentera me provoca dolor, para qué hacerla otra vez? Este es el razonamiento, y muy lógico, que hace nuestro cerebro que nos lleva a alejarnos de la sexualidad. Pero la cuestión es que cada causa tiene su tratamiento. Haz la consulta, averigua si necesitas ir al ginecólogo, dermatólogo, sexólogo, fisioterapeuta de suelo pélvico o a la farmacia, y da el paso.

Rosa Padrosa, sexóloga

¿Qué es la astenia primaveral?

que es la astenia primaveral

Dicen que la primavera la sangre altera, que aumenta nuestro apetito sexual y que estamos más activos. La primavera es símbolo de la llegada del buen tiempo, del disfrute de más horas de sol, más planes al aire libre,… Pero como siempre en la vida, no todo son flores y mariposas.

Esta mejoría climática y meteorológica afecta negativamente a algunas personas. Paradójicamente el inicio de los cambios de temperatura fruto de la primavera, durante las primeras semanas puede ser normal sentirse más triste y fatigado. Parece que no se tenga energía. A esto le llaman astenia primaveral.

Que quede claro que la astenia primaveral no es una enfermedad sino un síntoma que se manifiesta en este cansancio fruto del cambio de temperatura y humedad. Algunos le llaman el falso mito de la astenia ya que en muchas veces se relaciona la primavera en “tener que atiborrarse de suplementos tipo Ginsengs o jalea real” por la simple sensación puntual o muy temporal de fatiga.

 

Síntomas de la astenia primaveral:

– fatiga generalizada

– somnolencia diurna

– desmotivación

– dificultad de concentración

– aturdimiento

– irritabilidad

– falta de apetito

– disminución de la libido

Todos estos síntomas nos pueden ocurrir en cualquier otro momento del año, por muchos motivos difrerentes. Así que sea como sea, ponte las pilas para remediar la astenia o no astenia.

 

Preguntas que debes hacerte a ti misma

¿Duermes las horas suficientes para ti?
¿Comes bien?
¿Qué tal estas a nivel personal? Estreses, preocupaciones, trabajos, relaciones,…

Si a la llegada de la primavera le sumamos las alergias estacionales, el cóctel empeora bastante. El cuadro del desanimo se ve acentuado por otros síntomas debido a esta rinitis alérgica.

 

Si tienes alguna duda sobre tu estado de salud y bienestar solo tienes que escribirnos.

¡Hasta la próxima!

Mitos sobre los genitales femeninos

mitos genitales femeninos

Poco se habla de los genitales de las mujeres. Hablamos tan poco de ellos, que incluso se han creado mitos alrededor de los genitales femeninos debido al tabú y al desconocimiento. Por ello, compartimos este artículo de Doctissimo, para hablar de ello. ¿Qué tal si hablamos de lo que es verdad y lo que no?

 

  1. Vulva y vagina son lo mismo

 No. Nos cuesta bastante nombrar los genitales femeninos como es debido, incluso enseñamos a nuestros hijos denominaciones extrañas para esa zona, alejadas de la realidad. De esta manera, alimentamos una desinformación que nos lleva a confusiones como ésta. La vagina es el conducto que conduce el útero con el exterior y la vulva es el nombre que se usa para los genitales externos compuestos por los labios mayores, los labios menores y el clítoris.

  1. La uretra está dentro de la vagina

 Lo parece, pero no es así. La uretra es el conducto que conecta la vejiga con el exterior, por el que se expulsa la orina. A simple vista, con un espejo, lo podemos localizar: un pequeño agujero entre el clítoris y la vagina. A veces está algo arriba, casi pegado al clítoris, y otras un poco más abajo, de forma que parece estar dentro de la vagina. Pero es un conducto distinto.

  1. El aspecto de los genitales determina el placer que reciben

Es curioso que se piense que el aspecto de los genitales femeninos y la vagina determina el placer que puede llegar a recibir. Lo cierto es que independientemente de éste, todas las mujeres son capaces de disfrutar plenamente del sexo.

  1. El orgasmo “vaginal” es mejor

Las mujeres se dividen entre vaginales y clitorianas según si llegan al orgasmo más fácilmente a través del clítoris o la vagina. Empezamos ya diciendo que esta denominación carece de sentido porque somos capaces de llegar al orgasmo con estimulaciones en muchas más partes del cuerpo, incluyendo sólo la mente.

  1. Es necesario lavar la vagina

La vagina tiene su propio sistema de higiene y de ello se ocupan los fluidos vaginales. Estos mantendrán las bacterias y suciedad fuera y el tejido en su pH adecuado. Utilizar jabones altera la acidez de la mucosa y pueden crearse hongos. Con un lavado externo con agua es más que suficiente. 

  1. La vagina huele

No tiene porqué. Como hemos explicado, tiene su propio sistema de higiene y el flujo, de por sí, no tiene mal olor. Si es así, debemos acudir al médico para descartar una posible infección y, en caso de tenerla, tratarla cuanto antes.

  1. Las mujeres no eyaculan

Las mujeres también pueden eyacular, esto es gracias a unas glándulas que se hallan en la esponja uretral: glándulas de Skene. Se puede acceder a través del punto G. Estas glándulas, al irritarse, expulsan un líquido muy similar al prostático por la uretra y es la llamada eyaculación femenina.

  1. Pueden perderse los tampones dentro de la vagina

La vagina no es conducto infinito, lleva al útero pero antes está el cérvix o el cuello de útero, que sólo está compuesto por un pequeño agujero para permitir el paso de la menstruación al exterior o de los espermatozoides al interior. No caben ni tampones, ni pene, ni nada en absoluto.

  1. El tamaño de la vagina corresponde al tamaño de la mujer

Probemos con otro órgano interno: ¿pensamos que una persona bajita tendrá unos pulmones más pequeños?. ¿No, verdad?. Con la vagina pasa lo mismo.

 

¡Hasta la próxima!

¿Existe la vida sexual perfecta?

existe la vida sexual perfecta

Precisamente porque nuestra vida sexual es larga y en la vida nos pasan muchas cosas, es posible que en algún momento nos encontremos con algún problema relacionado con la sexualidad. Si estáis leyendo esta sección, es posible que estéis en esta situación. De entrada, os podéis quitar un peso de encima: tener problemas sexuales es muy habitual, más de lo que pensamos.

¿Existe la vida sexual perfecta?

Nos parece que la vida sexual de los otros es fantástica pero hay trampa: cuando no funciona no solemos hablar de ella.

Las conversaciones sobre sexualidad suelen ser una montaña de tópicos y lugares comunes donde nadie se moja realmente. Por lo tanto, no os dejéis deslumbrar por el espejismo de “la vida sexual de los otros es estupenda y la mía es horrible”. Todos podemos tener problemas sexuales en algún momento. Todos.

problemas sexuales

 ¿Cuáles son los problemas sexuales que solemos tener?

Están los relacionados con las dificultades para definir nuestra orientación sexual o con gustos sexuales extraños que nos incomodan. Hay mujeres que han sido víctimas de abusos o maltratos y no consiguen volver a tener una vida sexual satisfactoria. Hay personas que han tenido problemas con alguna infección de transmisión sexual o tienen miedo de contagiarse.

Más miedos. A un embarazo no deseado, a no estar a la altura, al sexo en sí mismo, a sentir dolor…

Finalmente están las disfunciones sexuales, que pueden ser a su vez expresión de todo lo anterior. Podemos hablar de la incapacidad para sentir placer o para tener orgasmos (anorgàsmia), de una falta de respuesta sexual (falta de lubricación, etc.), de dolor durante el coito (diparèunia), de cuando la vagina se cierra sin que pueda entrar nada en ella (vaginismo), y finalmente de la falta de deseo, el tema estrella porque afecta a muchas, muchísimas mujeres.

Existen dos disfunciones más que son exclusivas de los hombres pero que también nos interesan: la dificultad para conseguir o mantener la erección (disfunción eréctil) y la eyaculación rápida, que es aquella que se da antes del tiempo necesario para que la relación sea satisfactoria.

 Todos estos problemas, todos, son habituales y de todos se puede hablar para encontrar una solución. Vamos a ir hablando de ellos a lo largo de diferentes artículos. Esperamos que os sean útiles y os puedan ayudar.

 

¡Hasta la próxima!

La importancia de disfrutar las relaciones sexuales

Vencer la falta de deseo

Una de las demandas que más llega a consulta relacionada con disfrutar las relaciones sexuales es la falta de deseo, tanto en hombres como mujeres. El cansancio del día a día, las obligaciones y la rutina muchas veces nos dan la justificación perfecta para no encontrar el tiempo ni las ganas para invertir en nuestra sexualidad.

Motivándonos

Uno de los requisitos para tener una relación sexual deseada es la motivación, especialmente en las mujeres. Necesitamos motivos que nos animen a iniciar el acercamiento y el juego sexual. Y uno de estos podía ser mejorar la intimidad en pareja, divertirnos juntos y fortalecer la relación. A pesar de la importancia de estos aspectos, muchas veces no es suficientemente motivador. Así que, deja que hoy te dé más motivos, esta vez de salud. Porque parece que, cuando hablamos de salud, todos nos los tomamos más seriamente.

En definitiva, una vida sexual satisfactoria influye directamente en tu salud y bienestar aumentando la calidad de vida. No se trata de algo que se tiene o no se tiene, sino que se trabaja tomando la decisión consciente de esforzarse para conseguirla.

¡Hasta pronto!

Rosa Padrosa

Soluciones naturales para la pérdida de la libido

pérdida de la libido

La pérdida de la libido podemos sufrirla en varios momentos vitales y viene ocasionada por diversas razones: cambian las hormonas, estrés, cansancio, estado de ánimo, problemas médicos, posparto

Te planteamos algunas soluciones para remediar esta falta de ganas e interés por el sexo.

Soluciones para la pérdida de la libido

Canela, jengibre

Estos condimentos hacen mucho más que intensificar el gusto de nuestros platos. A la vez, hacen más fácil el trabajo de nuestro organismo y ayudan a digerir, facilitan que la sangre circule, nos activan y favorecen la libido.

Los dos ingredientes que hemos escogido son los que tienen mayor efecto en la mujer. La canela y el jengibre tiene características medicinales. Si los tomamos a diario en ayunas, notaremos aún más su efecto.

 

Maca

Si la pérdida de ganas en el sexo está relacionada con la menpausia, la maca es una gran opción:

  • Incrementa el deseo sexual.
  • Alivia las molestias menopáusicas
  • Beneficia la piel y el cabello y la salud ósea.

La maca es rica en proteínas, aminoácidos esenciales, carbohidratos, fibras, vitaminas (B1, B2, B6) y minerales como el hierro, el calcio, el fósforo, el potasio, el sodio o el zinc.

Frutos rojos

Además de beneficiar la circulación y la prevención del cáncer, los alimentos de color rojo también mejoran la libido. Hazte batidos de frutos rojos para desayunar y empieza los días con más energía, más vitalidad y nota como crece tu deseo sexual día a día.

Esencias afrodisíacas

Hay algunos aceites esenciales que, además de un delicioso olor, contienen propiedades afrodisíacas.

Te recomendamos los siguientes:

  • Ylang-ylang
  • Canela
  • Vainilla
  • Rosa
  • Jazmín
  • Lavanda
  • Bergamota
  • Nuez moscada

Para que estos aceites tengan beneficios realmente eficaces adquiérelos en un lugar de confianza para estar convencida de que son aceites esenciales puros.

 

¿Conoces Be Vitae Aceite Íntimo?

Es un hidratante y lubricante vulvo vaginal formulado a base de aceites vegetales y esenciales indicado para aliviar la sequedad vaginal y aumentar el placer en una relación sexual.

 

El testimonio de Mónica

Mónica, 52 años | En pareja | Menopáusica

Os dejo otra confesión de una mujer real. Una mujer cualquiera que como el resto tenemos dudas de como afrontar situaciones cotidianas del día a día. ¡Todas podemos ser Mónica!

¡Esto no puede terminar aquí!

Con la llegada de la menopausia, afectó el ritmo de vida en pareja y, además, el deseo me bajó por los suelos y mira que yo era de las que disfrutaba con el sexo.

Además, la zona vaginal y genital se me secó, hasta el punto que solo con pensar en hacer el amor ya me entraban todos los males.

Pero reflexioné: ¡esto no puede terminar aquí! y re descubrí la capacidad de erotizar de nuevo la relación.

Y si te tengo que ser sincera, utilizar un aceite íntimo me lo ha facilitado mucho. Me ha servido de lubricante y de hidratante para mis zonas íntimas, para evitar posibles infecciones vaginales vinculadas a la menopausia.

Una de las cosas que me ha gustado mucho y que creo que es muy importante es el olor. Creo que con olerlo debes ponerte en situación.

Salud vaginal según la edad

 

Envejecer equivale a progresar, a evolucionar y a notar cambios en nuestro cuerpo Tu vagina también forma parte de estos cambios y transformaciones. Cada edad tiene sus procesos y es recomendable tener constancia de lo que sucede en cada etapa. Eso incluye la parte de la salud vaginal.

Salud vaginal a los 20

 

Estrógenos, progesterona, testosterona… ¡Están en su momento más álgido! Así pues, casi seguro que tu vagina está constantemente lubricada y saludable.

En los 20 la libido sexual es muy alta, assí que seguramente tu vida sexual sea bastante activa. La mala noticia es que esto significa una incrementación del peligro de contraer infecciones relacionadas con la orina y que derivan de las bacterias que, des de la vagina, van a la uretra.  

Un método de prevención de este tipo de enfermedades consiste en orinar lo más pronto posible después de las relaciones sexuales, para que las bacterias se expulsen de la vagina.  

En esta época, la limpieza de la vagina se hace sola. Esto, la vagina lo hace produciendo una secreción blanca o clara que le ayuda a eliminar las bacterias.

Si no tienes ninguna molestia como dolor durante el sexo, picores, irritaciones o secreciones malolientes, cuidar tu vaginar debe consistir en lavarla a diario con agua y jabón suave y visitar a tu ginecólogo una vez al año.

Salud vaginal a los 30

 

A partir de los 30, a causa de los cambios hormonales, se oscurecen los labios menores.

Si vives un embarazo, tu vagina puede aumentar el flujo. No supone ningún problema siempre y cuando no sea de un color verdoso, amarillo o huela fuerte.

Dar a luz supone un proceso importante para la vagina, ya que le afecta directamente, y puede perder elasticidad.

Es posible que, al principio, esté un poco más estirada de habitual, pero suele recuperar más o menos su tamaño. Para fortalecer la área pélvica, puedes realizar ejercicios Kegel y, de está forma, mejorar la tonificación vaginal.

Si estás tomando anticonceptivos orales, tu secreción vaginal puede variar, aumentado, disminuyendo y provocando secreción vaginal o padecer sangrado por disrupción. Estos síntomas suelen resolverse por sí solos.

Salud vaginal a los 40

 

En esta edad muchas mujeres ya empiezan a padecer la premenopausia, cuyos síntomas son notables para la vagina.

Los niveles de estrógenos disminuye y, a medida que lo hacen, las paredes vaginales se estrechan y resecan, lo que se conoce con el nombre de atrofia vaginal.

Este problema causa síntomas como:

  • Ardor
  • Enrojecimiento
  • Dolor en las relaciones sexuales
  • Flujo vaginal
  • Picor
  • Ardor al orinar
  • Acortamiento del canal vaginal
  • Aumento del riesgo de contraer enfermedades de transmisión sexual

Tener relaciones sexuales en esta edad será, además de placentero, terapéutico: el flujo sanguíneo hacia la vagina aumenta y esto ayuda a mantenerla elástica. Así que es aconsejable tenerlas regularmente.

Hay algunos remedios que pueden ayudarte con la sequedad como hidratantes vaginales. ¿Conoces Be Vitae Aceite Íntimo? Es una manera 100% natural de lubricar y hidratar tu zona íntima para el cuidado diario y, además, facilitar las relaciones sexuales y disfrutarlas con todos los sentidos.

Salud vaginal a los 50

 

A los 50 la mayoría de mujeres reciben la llegada de la menopausia, por lo que cae en picado el nivel de estrógenos y se puede sufrir atrofia vaginal.

Otro aspecto que varía con la menopausia es la acidez vaginal, con el riesgo de que crezca el número de bacterias y aumenten las infecciones.

Remedios:

  • Usar lubricantes vaginales. ¿Conoces Be Vitae Aceite Íntimo?
  • Dieta saludable
  • Peso correcto
  • Reducir la cafeína
  • No fumar
  • Hacer ejercicios para el suelo pélvico.
  • Hidratantes vaginales

“Lo sano” vende. La publicidad engañosa.

Lo sano vende.” Esta afirmación es perfectamente conocida por las empresas de marketing y los productores de alimentación, cosmética y productos para la higiene. Cuidado con la publicidad engañosa.

Eco, bio, natural… Leer y escuchar este tipo de palabras sobre muchos productos de cosmética ya no nos sorprende mucho. Muchas marcas han sacado una nueva versión de algunos de sus productos atribuyéndose alguna de estas características. Y hemos de decir que la mayoría de veces nos parece genial. Es maravilloso que poco a poco vayan cambiando el sistema de producción para volverse más sostenible y a la vez los hábitos de consumo –porque estos procesos tienen que ir de la mano- se enfoquen a un mundo más igualitario, con personas más saludables y sensible con el medio ambiente. Sin duda, ésta es la dirección que nos gusta imaginar.

¿Todo lo natural es bueno?

La palabra “natural” por desgracia ya no significa “seguro”. Estamos en plena expansión mundial. La sociedad cada vez parece estar más concienciada en llevar una vida saludable además de que están aumentando las ganas de salvar el planeta. Eso hace que vayamos disparados a los supermercados en busca de etiquetas con la palabras “natural”, “sin parabenos”, champús ecológicos a precios insostenibles, alimentos que lo curan todo o complementos alimenticios que son el remedio de todos los males.

"Lo sano" vende. La publicidad engañosa. 1

Sacando provecho a la situación

A raíz de esta conscienciación que va aumentando hay marcas que han decidido aprovecharla para capitalizarla del todo, industrializarla y apropiársela. De esta manera, nos encontramos con una hipersaturación de publicidades engañosas y estrategias de marketing en las cuales muchas firmas se vanaglorian de utilizar ingredientes naturales y ecológicos -entre muchos otros mezclados- para sus fórmulas, como si esto fuera el único requisito para convertir sus productos en menos perjudiciales. Al igual que muchos alimentos supuestamente healthy con algunos componentes saludables siguen yendo combinados con grandes cantidades de azúcar refinado, muchos cosméticos supuestamente naturales siguen llevando parafinas en sus fórmulas.

"Lo sano" vende. La publicidad engañosa. 2

La fiebre por lo natural hace que muchos productores tanto de alimentación como de cosmética se apunten al mundo “de lo sano”. Muchos de ellos NO fabrican productos naturales. Simplemente se dedican a hacer que sus etiquetas, embalajes y anuncios publicitarios parezcan y se asocien con estos conceptos. Se encargan de diseñar etiquetas con imágenes y mensajes que nos transmitan naturaleza, haciendo que sean comprados como naturales sin serlo. Hay muchos ejemplos de ello.

 

¿Cómo escoger los productos?

NO es lo mismo una crema hidratante de aceite de oliva que con aceite de oliva. La primera debe estar formulada en base al aceite mientras que la segunda simplemente contiene una pequeña parte. Hagámoslo con un mínimo de consciencia en el aspecto de que no todo lo natural es bueno. No todos los claims ecológicos son ciertos, el querer consumir productos naturales se convierte en una complicada tarea. Saber elegir que productos son buenos y cuáles no, requiere tener muchos conocimientos en el campo de la química para poder interpretar las etiquetas de los envases.

Todo sería más fácil si las grandes empresas nos contaran la composición de sus productos de forma clara y sencilla.

"Lo sano" vende. La publicidad engañosa. 3

Es realmente alarmante que nos tengan tan engañados en temas tan básicos y importantes como nuestra salud. No me quiero enrollar mucho más, pero os hacemos un recordatorio:

Si buscas productos naturales, no te dejes convencer por el diseño o la publicidad. Mira siempre los ingredientes y no te olvides de la letra pequeña. Aquí os dejamos un listado que hemos escrito con los 10 tóxicos más peligrosos en los cosméticos.

 

Dolores, 35 años “Me duele. Llevo años sin tener ganas.”

La de Dolores es una confesión que tenía muchas ganas de contarla. Y es que Dolores es mucha Dolores, y seguramente se merecería que escribiéramos un libro sobre sus pésimas vivencias sexuales. Con un post, nos quedaremos cortos. Pero vamos a centrarnos en todo lo que la ha llevado a sufrir sequedad vaginal.

Voy al grano. No me enrollo.

Dolores tiene 35 años, es una mujer muy alegre y simpática. Se la ve una persona muy activa. Últimamente y con esta confesión he descubierto una Dolores tímida, cerrada con sus problemas y preocupaciones. Tiene dos hijos, uno de 5 y el otro de 8 años. Los dos hermanos son de padres diferentes. Actualmente viven los hijos, ella y el segundo marido, padre del crío pequeño.

No voy a entrar en detalles de cómo llegamos a la conversación. La cuestión es que Dolores me vino a contar su preocupación en relación con la sexualidad. Según ella, después de haber parido su primer hijo, su cuerpo cambió, fue como un antes y un después. Tuvo un parto complicado y la recuperación fue larga y dolorosa. Desde entonces me confiesa que no ha vuelto a disfrutar en una relación sexual. ¿Cómo es eso? ¿Qué es lo que te pasa? Fue mi pregunta.

 

El problema

-Al hacerlo me duele, el día siguiente me noto la vulva (llamada por ella “eso de ahí”) irritada… Y es que llevo años sin tener ganas. Pero, claro, yo me tengo que forzar. No quiero que mi marido se piense que no me excita, que ya no me gusta.

Esa fue su respuesta. Yo intente que no me sobresalieran los ojos. Que contenta estoy que viniera a contarme tus preocupaciones. Continué la conversación pidiéndole que describiera más esos dolores, irritaciones. Y si solo le pasaba al tener una relación sexual o lo padece en más ocasiones. Para poner más guasa al asunto, Dolores sufre muchas infecciones vaginales. Evidentemente, esto tampoco le ayuda a sentirse bien con su sexualidad.

 

Sequedad vaginal

Mi conclusión después de escuchar su historia durante media hora fue sencilla. Dolores en los últimos años ha hecho muchos tratamientos con antibióticos y otros medicamentos, además de los dos partos vaginales. Eso sumado del nivel de vida que lleva: comiendo mal, tensión en el trabajo, familia… Hace que su flora vaginal este débil y que la propia lubricación natural se ve disminuida, fruto también de todo esto. Sufre sequedad vaginal sin saberlo. La solución que le plantee fue la siguiente.

Primero que por favor lo hablase con su marido, que evidentemente va a entender la situación y es quien le puede ayudar más y sobretodo apoyar.

 

Obligatorio el uso de un hidratante vulvovaginal a diario

Le explico como hago siempre: de igual forma que nos hidratamos el cuerpo o la cara con una crema, también es necesario que se haga con la mucosa vulvovaginal. Como el resto de mucosas de nuestro cuerpo necesita estar húmeda. La mucosa de Dolores, por lo que ha comentado, esta seca. Necesita un extra de lubricación. La mejor recomendación que le puedo hacer, que use un hidratante vulvovaginal a diario. Y evidentemente también para una relación sexual. Y encima que su marido conozca el producto. Además, le recomendé que empezara un tratamiento con probióticos vaginales.