Relaciones sexuales en la desescalada

relaciones sexuales desescalada

Tal y como informó la Agencia EFE y después publicaron La Vanguardia y Antena 3, el experto y director del Instituto Andaluz de Sexología Fernando Cabello hizo un conjunto de recomendaciones para tener relaciones sexuales después del confinamiento con tal de prevenir el contagio del coronavirus o Covid-19. 

 

Evitar el contacto boca a boca y las posturas cara a cara

Las parejas que no han estado confinadas juntas podrán mantener relaciones sexuales pero será necesario evitar los besos y posturas cara a cara, ya que la mayor concentración del virus está en la saliva. 

Evitar el sexo oral,  sobre todo el oro-anal

Según el experto, se ha descubierto el virus en las heces “en gran cantidad”, mientras que en la orina se ha encontrado un 6,8% de los casos. 

Lo más peligroso: relaciones nuevas

Lo ideal sería tener una analítica de la persona que diera positivo en los anticuerpos, así se podría asegurar que se ha pasado el virus o se ha estado sin síntomas. Lo recomendable en parejas que no se conocen previamente sería estar 15 días sin tener sexo, esperar a que no haya síntomas y después evitar las prácticas sexuales de riesgo. 

Parejas confinadas

Si no se ha salido de casa y no ha habido síntomas,  el  sexo es seguro y se puede hacer vida normal. Si hay duda de contagio, el experto recomienda seguir las mismas normas que para las parejas que no hayan pasado juntas la cuarentena. 

 

2 alternativas a las relaciones sexuales durante la pandemia

Puede que debido a la crisis del Covid-19 tu vida sexual haya sufrido cambios importantes. Puede que no estés confinada con tu pareja o parejas sexuales o que  la situación actual te impida tener relaciones sexuales esporádicas. Puede que sí estés confinada con tu pareja o parejas sexuales pero exista duda de contagio y, por lo tanto, el sexo parezca inseguro y sea necesario extremar la precaución. La sexualidad es importante y el panorama actual lo ha puesto de manifiesto, ya que seguramente todos estamos notando cómo nos están afectando los cambios que se están produciendo en nuestra rutina y sexualidad. 

Estar confinado (fase 0) o tener que extremar las precauciones (fase 1) no significa que la vida sexual tenga que quedar reducida a cero. Existen alternativas para poder seguir disfrutando de la sexualidad hasta que lleguemos a la “nueva normalidad” y podamos retomar nuestras prácticas habituales o preferidas. Te dejamos alguna idea:

 

Masturbación

No hace falta estar en medio de una pandemia para masturbarse, por supuesto, pero ahora tenemos tiempo y podemos experimentar con ello: nuevas maneras de estimulación, mirarse al espejo, hacerlo en pareja -pero sin tocarse, evitando el riesgo-… El autoplacer y el autoerotismo siempre son buenos aliados, así que también lo serán durante este período.

 

Sexting

No es ninguna mentira que el sexting o sexo virtual ha aumentado des del inicio de la cuarentena. Muy ligado a la masturbación, el sexting consiste en intercambiar contenido erótico (vídeos, fotos, audios, GIFS…) e tener conversaciones eróticas a través de mensajes con otra persona. Se debe hacer con mucha precaución y respetar siempre la privacidad de la otra persona (no compartir el contenido que se ha recibido con nadie más), pero nos ofrece un nuevo mundo de posibilidades. 

4 ideas para lo que queda de confinamiento

bevitae cosmética natural confinamiento cuarentena

Todavía seguimos en confinamiento, excepto las personas que realizan tareas indispensables para los servicios básicos. Desde Bevitae queremos dar las gracias a todos aquellos trabajadores como personal sanitario o trabajadores de servicios de primera necesidad (alimentación, etc.) que se están esforzando día tras día. 

 

Ojalá la crisis ocasionada por la pandemia por Covid-19 acabe pronto, pero para las personas que deben permanecer en casa (recordamos que el confinamiento tiene carácter obligatorio) hemos elaborado una lista de ideas para hacer los días que queden de  cuarentena un poco más fáciles y llevaderos.

 

En este confinamiento, descubre tu cuerpo

Hay muchas maneras de hacerlo: observarlo delante del espejo, tocarlo, estimularlo… Puedes hacerlo sola o en pareja, si estás pasando el confinamiento con alguien con quien te sientas cómoda haciéndolo. Si es así, puedes pedirle a tu pareja que te haga fotos, por ejemplo, para observarte desde distintos ángulos. Pero sobre todo: la forma en la que puedes descubrir tu cuerpo depende de ti, de lo que te apetezca y de lo que te haga sentir a gusto. 

 

Experimenta con tu sexualidad

Es posible que ahora tengas más tiempo libre que durante una situación convencional. Si es así, puedes emplear una parte en experimentar en tu sexualidad, ahora puedes hacerlo sin prisa. Si estás sola (o decides hacerlo sola a pesar de vivir con pareja) puedes buscar nuevas formas de masturbación y aplicarlas para probar, puedes rescatar algún juguete sexual que en su día dejaste a un lado y darle una segunda oportunidad… Si pasas la cuarentena en pareja y os apetece hacerlo juntos, podéis probar nuevas posiciones, nuevas prácticas, etc. e ir probando. 

 

Haz ejercicios de Kegel

No harán efecto por hacerlos sólo una semana, pero sí puede que si empiezas a incluirlos ahora en tu rutina diaria, adquieras el hábito para cuando todo vuelva a la normalidad. Los ejercicios de Kegel ayudan a fortalecer la musculatura del suelo pélvico y a la tonificación vaginal. Actualmente hay mucha información a tu alcance (y nosotras pronto elaboraremos un post sobre ello) para que puedas informarte y empezar pronto con ello. 

 

Prueba con el free bleding o sangrado libre

Por si estas palabras no te suenan, el free-bleding es una práctica menstrual que consiste en no utilizar ningún producto de higiene menstrual para retener la sangre ni el flujo. Para no manchar, las mujeres que lo practican retienen la sangre la regla con las paredes vaginales y la expulsan cuando pueden ir al baño a través de contracciones musculares. El mejor sitio para probarlo es en casa, cómoda y segura, así que estos días pueden ser un  buen momento. Si quieres saber más, puedes leer nuestro post sobre el free-bleding. 

 

¡Hasta pronto!

5 preguntas para hablar sobre sexo

En la sexualidad la comunicación es fundamental. Preguntar nos ayuda a saber lo que gusta más a la otra pareja durante las relaciones sexuales, de que manera le gusta…  

Es bueno recordar que para hablar de sexo no es necesario que exista un problema. Simplemente sirve para poder decir abiertamente nuestros deseos y conocer mejor cuáles son los de nuestra pareja, para aumentar la complicidad y disfrutar más de la relación. Decir lo que nos gusta y lo que no también mejora mucho la calidad de nuestras relaciones, ya que la otra persona sabrá lo que puede hacer y lo que no. Para todo ello, solo hacen falta dos elementos: disposición para comunicarse y escucha activa. Para crear un clima de confianza y seguridad es importante que ninguna de las dos partes juzgue y esté predispuesta a escuchar al otro con la mente abierta.

 Para tener buen sexo, hay que hablar

Normalmente hablar de sexo no es fácil y menos cuando nos toca expresar nuestra forma de vivir y sentirlo. Lo genial seria que la conversación fluyera. Sin embargo, a veces puede ser difícil por vergüenza, por miedo, por inseguridad o por falta de costumbre. Por ese motivo, queremos ponértelo un poco más fácil planteando una lista de preguntas que puedes utilizar como guía:

¿Qué te hace tener ganas de tener sexo?

¿Qué es lo que MÁS te gusta en las relaciones sexuales? 

¿Qué es lo que MENOS?

¿Qué puedo mejorar?

¿Te gustaría probar algo nuevo? ¿El qué?

¿Cómo sueles sentirte?

¿Cómo te gustaría sentirte? 

Ah y otro consejo, evitar las comparaciones con otras relaciones sexuales con otras personas.

Sexo durante el embarazo

Puede que alguna vez nos hayamos olvidado que las mujeres embarazadas también viven su propia sexualidad. Tal vez tú, que ahora estás embarazada o tienes previsto estarlo, también lo hubieras olvidado y ahora tengas preguntas. Si es así, intentaremos responder algunas cuestiones sobre sexo y embarazo. Y si no lo hacemos aquí, siempre puedes preguntarnos tus dudas.

¿Está bien mantener relaciones sexuales durante el embarazo?

Empezamos por aquí así ya nos quitamos esta pregunta de encima y podremos hablar de todo lo demás. ¿Qué significa bien? Las relaciones sexuales, siempre y cuando sean seguras, satisfactorias (y si no lo son, se puede ir aprendiendo) y respetuosas, nunca tienen nada de malo. Esto es así, no hay peros ni matices. Así que tal vez deberíamos formular otra pregunta, lejos de debates morales y prejucios: ¿Es seguro?

¿Es seguro el sexo durante el período de gestación?

El futuro bebé está rodeado por los músculos del útero, así como del líquido amniótico. Si no existen complicaciones ajenas como un parto prematuro o problemas con la placenta, no tiene porqué haber ningún problema. Estamos hablando del caso de un embarazo de bajo riesgo, así que debes estar segura de que es tu caso. Si no lo tienes claro, consúltalo con tu médico o ginecólogo de confianza para estar segura. 

Existe la creencia de que se pueden producir abortos espontáneos durante el sexo. La causa de los abortos espontáneos habitualmente no son las relaciones sexuales, sino que el feto no se está desarrollando correctamente. 

¿Es igual el sexo durante el embarazo?

El embarazo provocará cambios en tu cuerpo y tus niveles hormonales. Puedes experimentar mucho cansancio, náuseas, necesidad de hacer pipí más frecuentemente, dolor en los pechos… Es posible que esto influya directamente en tus ganas de tener sexo, sobre todo durante el primer trimestre, ya que después estos síntomas se suavizan. Durante el segundo trimestre el deseo puede volver y tus ganas de tener relaciones sexuales pueden aumentar hasta el tercer trimestre, que se acerca el momento del parto y las ganas pueden disminuir otra vez.

Los cambios en la forma de tu cuerpo también influyen en tu comodidad durante el sexo. Tal vez preferirás otras posturas. Todas están bien y son adecuadas si tú te sientes cómoda, lo importante es tu placer (y el de tu compañero/a sexual, si estamos hablando de sexo en pareja. 

¿Hay que usar preservativo?

Hay que protegerse de las enfermedades de transmisión sexual, ya que podrían ser peligrosas para ti y para el futuro bebé. Si tu pareja o compañero sexual tiene una enfermedad de transmisión sexual activa o recién diagnosticada, evita el sexo en todas sus formas: vaginal, oral y anal. Utiliza preservativo siempre que practiques sexo con una nueva pareja durante tu embarazo o, por ejemplo, tengas una relación no-monógama (y practiques sexo regular o esporádico con más de una persona).

¿Cuándo hay que evitar las relaciones sexuales?

  • Pierdes líquido amniótico
  • Tienes sangrado vaginal (y no sabes la causa)
  • Tienes antecedentes de parto prematuro
  • Si tienes contracciones antes de lo esperado (podrían anunciar un parto prematuro)
  • Apertura de cuello uterina prematura
  • Si sufres algún problema en la placenta
  • Si sufres asma, diabetes o problemas cardiovasculares
  • Infecciones genitales, riesgo de transmisión de enfermedades de transmisión sexual

Sexualidad y rutina

Es posible que ya hayas vuelto al trabajo y, sino, te quede poco. Pronto los niños empiezan el colegio, la guardería, las actividades extraescolares, los deportes que les ocuparan los sábados y domingos por la mañana… Pero da igual si no tienes hijos, tu vida igualmente se llenará de cosas que hacer y tendrás que lidiar con horarios, rutinas y organización. Durante estas épocas, tenemos tendencia a descuidar la sexualidad. Es importante no hacerlo. 

Entre todo este caos, te pedimos por favor que no te olvides de dedicarte tiempo a ti misma. Servirán cosas como una taza de té en el balcón para que te dé un poco el sol, una canción que te guste mucho, una buena película antes de acostarse… Pero no te olvides de la sexualidad. Tanto si tienes pareja como si no, cuidar tu sexualidad es importante porque implica cuidar tu salud. Una sexualidad plena es sabido que levanta el ánimo, disminuye la ansiedad, mejora la autoestima y, si es en pareja, fortalece la relación. 

Con la vuelta a la rutina a veces parece difícil encontrar tiempo para el sexo cuando estamos agobiados y tenemos tantas cosas en las que pensar. Es probable que, cuando llegamos a casa después del trabajo, estemos demasiado cansados para que nos apetezca. Puede ser que, si tenemos niños, nos cueste encontrar momentos de intimidad. Puede que a nosotras nos apetezca pero a nuestras parejas no… A todo esto, solemos excluir el sexo de nuestra lista de prioridades, lo cual es un error. 

Por eso, en primer lugar, hablemos de la masturbación. Masturbarse es saludable: alivia el estrés, el dolor menstrual, relaja el sistema nervioso, ayuda al autoconocimiento sobre el cuerpo y la sexualidad… Resumiendo, nos beneficia en muchos aspectos y  no depende de nadie más que de nosotras. ¿Tienes un momento y te apetece? Adelante. Te lo mereces y será bueno para ti. 

Las relaciones sexuales en pareja o con compañeros esporádicos también benefician la lubricación vaginal, un aumento de flujo sanguíneo y una mejor elasticidad. Ejercitamos el cuerpo, liberamos prolactina (que provoca somnolencia y nos ayuda a descansar) y mejora nuestra autoestima. 

Qué podemos hacer para mantener nuestra vida sexual activa a pesar de la rutina:

Planificación de la sexualidad

Lo de que “no hay nada peor que el sexo planeado porque pierde  su encanto” deberíamos irlo superando ya… El sexo se puede planear sin que pierda el encanto. Planificarlo permite poder buscar un sitio agradable, un momento que permita vivirlo sin prisas… Es decir, buscar un contexto de calidad, no de cantidad. Si lo planificamos con un poco de antelación, las posiblidades de que nuestro encuentro salga bien serán mucho mayores. Ya que tenemos poco tiempo, qué menos que disfrutar del poco que tenemos. 

Creatividad y fantasías

Mensajes de texto, vídeos, fotos… Vivimos en el signo XXI, la tecnología nos brinda un gran número de posibilidades para innovar con nuestra sexualidad. Exploradlas, juntos y por separado, como prefiráis. Aprovechad para contaros vuestras fantasias y estableced unas rutinas o un momento al día para hablar de ello, así lo incluiréis en vuestro día a día y no quedará fuera de vuestras rutinas habituales. 

 

Sangrado libre o “free bleeding”. ¿Lo conoces?

sangrado libre

¿A cuántas, el día que les vino la regla por primera vez, les dieron directamente una compresa o un tampón? Sin ninguna explicación de las otras opciones de higiene menstrual y ningún comentario acerca de que se podía sangrar de forma libre sin productos que retuvieran la sangre. Los tabúes, mitos y prejuicios de menstruación han hecho que esconderla y disimularla parezca, para muchas, la única opción. Tal vez alguna recuerde la foto de Rupi Kaur, acostada sobre la cama, con el pantalón manchado de sangre. Tuvo mucha repercusión en su momento porqué Instagram la censuró en 2015.

¿Qué es el sangrado libre?

El free bleeding consiste en no utilizar ningún producto de higiene menstrual para retener la sangre ni el flujo. Para no manchar, las mujeres que lo practican retienen la sangre la regla con las paredes vaginales y la expulsan cuando pueden ir al baño a través de contracciones musculares. Algunas mujeres pueden retener la sangre durante dos o tres horas.

Para empezar a practicarlo, puedes empezar en casa, si te sientes cómoda. Para el resto de tu rutina, todo dependerá de tu situación: si puedes ir al baño de forma frecuente en tu trabajo, si te incomoda o no manchar la ropa… Lo ideal es que cada mujer encuentre la manera de vivir su menstruación de la forma que se adapte más a sus necesidades. Existen las braguitas menstruales, que absorben el flujo en caso de pérdida y te permiten estar más rato sin manchar.

El sangrado libre no consiste en sangrar sin más, sino en conocer el propio cuerpo y notar cada estímulo. Con la práctica puede hacerse perceptible la necesidad de evacuar la menstruación igual que notamos cuando necesitamos ir al baño. En resumen, empezar con el free bleeding consiste en empezar una relación de consciencia con el cuerpo y de autoexploración durante la menstruación.

¿Te animas?

Menopausia precoz

menopausia precoz

La menopausia significa la desaparición de la ovulación y por tanto de la  menstruación. Se diagnostica después de que transcurran doce meses sin que tengas un período menstrual. Pone fin al ciclo reproductivo de la mujer.

Normalmente es una etapa que suele empezar a partir de los 45 años, pero en algunas ocasiones más infrecuentes algunas mujeres la experimentan antes.

Antes de continuar hablando de la menopausia precoz quiero aclarar los siguientes conceptos que muchas veces no tenemos bien entendidos.

El climaterio es el periodo de transición del estado fértil al no reproductor. Se divide en tres fases.

Fases del climaterio

  • Perimenopausia: Significa alrededor de la menopausia. Es la etapa previa al cese de la menstruación. Aparecen alteraciones del ciclo y síntomas diversos.
  • Menopausia: Cese definitivo de la menstruación.
  • Postmenopausia: Alteraciones debidas al déficit hormonal. Es el período entre 5 y 10 años subsiguientes a la aparición de la menopausia y en el cual persiste el déficit estrogénico.

La menopausia precoz puede darse antes de los 40 años y suele ser un trastorno muy invisibilizado por el hecho de ser poco frecuente. Afecta entre el 1 y el 25% de la población. La causa del cese anticipado de la producción de óvulos puede ocurrir por varias causas diferentes.

Posibles causas de la menopausia precoz

-Puede estar condicionado por el estilo de vida de cada mujer -obesidad, tabaquismo…-

-Puede tener origen genético.

-Puede deberse a alguna enfermedad o tratamiento -por ejemplo, quimioterapia o radioterapia-.

-El fallo ovárico prematuro (el ovario empieza a funcionar de manera insuficiente).

Conocer si ha habido casos de menopausia precoz anteriores en la familia puede ayudarnos a detectar si genéticamente puede haber factores desencadenantes, aunque eso debe ser consultado y resuelto por un ginecólogo.

Es importante tener presente que la menopausia, precoz o no, conlleva una serie de cambios que podrían afectar a la autoestima, por lo que es fundamental cuidarse durante esta etapa, física y psicológicamente. Puede conllevar la incapacidad para ser madre y es recomendable, si esto genera mucho malestar, trabajarlo con terapia psicológica.

Hay que recordar que la menopausia no es una enfermedad y el fin de la actividad reproductiva no tiene porqué ser el fin de la sexualidad y sentirse bien con una misma va mucho más allá. Una buena manera de lidiar con los síntomas de la menopausia es entenderlos. Si estás bien informada sobre las consecuencias en tu cuerpo y en tu estado de ánimo, serás mucho más consciente de lo que te está pasando. Pregunta a tu experto de confianza todas las dudas que tengas. Comparte tus experiencias con otras mujeres en la misma situación que puedan darte otros puntos de vista, tal vez te ayuden a ver en positivo algunos aspectos.

Si por los síntomas de la menopausia padeces sequedad vaginal y/o falta de lubricación, puedes informarte sobre Bevitae Aceite Íntimo aquí.

#CuidoMiTemplo

concurso cuido mi templo

Únete a nosotras en contra de la belleza impuesta

¿Cuántas veces la sociedad y la cosmética reclaman a la mujer “seguir pareciendo joven eternamente”, “seguir siendo bella, guapa”. ¿Cumplir unos patrones ya marcados? ¿Cuántas veces los productos cosméticos están hechos para tapar, esconder o disimular? Los estímulos y mensajes que pretenden modelar y recordar las mujeres al gusto de la sociedad son muchos, siempre demasiados. Y mujeres bellas somos todas, tengamos el cuerpo que tengamos y tengamos la edad que tengamos. Y para eso hemos creado #CuidoMiTemplo.

Para ello, hemos pensado una acción que podemos hacer entre todas, a través de Instagram. Os proponemos SUBIR UNA FOTO A INSTAGRAM y contarnos a todas alguno de estos mensajes o estereotipos que conozcáis, que hayáis visto/o recibido y del que ahora, ojalá, ya pasáis olímpicamente.

Y, a todo esto, hacemos un sorteo de un bote de Bevitae Aceite Íntimo y una copa menstrual de Lobe Cup a través de Instagram. Podéis participar tantas veces como queráis. Podéis hacerlo SIGUIÉNDONOS a @be_vitae y @lobe.cup, subiendo la foto (tal y como hemos explicado antes) con el HASHTAG #CuidoMiTemplo y ETIQUETÁNDONOS en vuestra fotografía.

 

Ejemplo de algunas de las imágenes que pueden subirse para el sorteo (no se pueden utilizar los ejemplos):

 

 

#CuidoMiTemplo 1 #CuidoMiTemplo 2

 

Cuidarse a una misma

cuidate a ti misma

El concepto de cuidarse a una misma es muy amplio. Entendemos que abarca tanto el cuidado del cuerpo como el cuidado del alma. Por lo tanto, va mucho más allá de las cremas. Tal vez no seamos suficientemente conscientes de que el cuerpo nos acompaña todala vida. También necesita mimo y cariño de uno mismo, más allá de lo físico.

Cuidar el cuerpo pasa por comer sano, hacer un poco de ejercicio, mantener relaciones sexuales placenteras, leer un buen libro, salir más , coger el teléfono y llamar a aquella persona de la que hace tiempo que no sabemos nada, abrir una botella de buen vino un lunes por la noche, tararear aquella canción que tanto te gusta, enfadarte menos, abrazar más, decir gracias, pedir y hacer un favor… Cuidarnos es hacer todo aquello que nos haga felices.

Todo esto sin olvidar que cuidar el cuerpo pasa por mimar tu piel. Hidratarla con productos cuya composición sea respetuosa con el y con el medio ambiente. Y cuando hablamos de hidratarnos, hablamos de TODO el cuerpo. Incluida la de la zona íntima. Para ello, hemos creado Bevitae Aceite Íntimo, un hidratante vaginal 100% natural para eliminar la sequedad vaginal y facilitar las relaciones sexuales.